Skip to content
Narrow screen resolution Wide screen resolution Auto adjust screen size Increase font size Decrease font size Default font size

Grupo Colombófilo Gomera

Inicio arrow Noticias arrow El Gran Fondo en La Gomera. La Costa de África.
El Gran Fondo en La Gomera. La Costa de África. PDF Imprimir E-Mail
escrito por Antonio José Padrón Jerez   
lunes, 14 de abril de 2008

Con este artículo se pretende recuperar en la memoria y preservar en el tiempo, la evolución que ha experimentado la competición de gran fondo en La Gomera, plasmando en el papel las grandes hazañas que han protagonizado palomas excepcionales, y que han dado realce en estos casi cincuenta años, a la colombofilia gomera. Sirva como aclaración, la falta de documentación existente para reconstruir esta historia desde el año 1956 hasta 1994.

Los antecedente más antiguos lo encontramos en los primeros años de andadura del Grupo Colombófilo Gomera, nos situamos en 1964, entre abril y mayo de ese año se disputaba el primer concurso desde la costa de África, concretamente desde Sidi- Ifni 692 Km. según relato de los socios de aquella época, se enviaron entre diez y doce palomas. Raúl Castilla Padilla envió cuatro, dos Bernardo Mora Fernández, conocido como Polo, unas cuatro o cinco los hermanos Aguilar; Juan y Manuel Aguilar Padrón. Se recepcionaba al siguiente día de la suelta y a las 10 horas una hembra de color bariolé de Bernardo Mora Fernández. Al tercer día y por la mañana se recibía también un macho bayo de Raúl Castilla Padilla, según el propio Raúl este macho era una paloma que le había regalado de pichón José Padilla Díaz, que según comenta José era hijo de una baya cogida en la isla y de un macho rodado que le había regalado un familiar suyo en Tenerife. Cuenta Raúl que aquello fue todo un acontecimiento social, las palomas se expusieron públicamente en un jaulón frente a la antigua ferretería de Ramírez, en la zona de la actual Plaza de La Constitución de la capital colombina. De aquella suelta Raúl Castilla recibiría unos veinte días más tarde un macho azul al que le faltaban las remeras en ambas alas. Sirva como anécdota que en aquellos años, cuando Raúl Castilla se tuvo que trasladar a Tenerife por motivos laborales, llevó consigo un grupo de palomas entre las que se encontraba ese macho azul, mantuvo conjuntamente sus palomas en Tenerife, en un palomar con otro colombófilo gomero, Pedro Estévez Díaz, el cual acarenció al macho azul en el nuevo palomar, y según cuenta Raúl el palomo lo viajó en Tenerife el propio Pedro Estévez Díaz, y en muchas ocasiones regresaba de nuevo a su antiguo palomar de La Gomera para luego volver a Tenerife, en un constante ir y venir de un palomar a otro, de una y otra isla.

En aquellos comienzos las primeras palomas de los colombófilos gomeros procedían de ejemplares extraviados de otros clubes del archipiélago que se cogían en La Gomera, a excepción de las importadas por los hermanos Aguilar desde Venezuela y de prestigiosos colombófilos tinerfeños del momento.


Modificado el ( martes, 20 de mayo de 2008 )
 
< Anterior   Siguiente >